Novedades

El Hospital Zonal General de Agudos Dr. Isidoro Iriarte concretó un gran cierre de año. Con la presencia de autoridades y jefes de servicio, quedó inaugurado días atrás el sistema de aire acondicionado central en la guardia junto con la incorporación de nuevo equipamiento para distintos sectores. El Director Ejecutivo, Juan Manuel Fragomeno, aseguró que “es muy positivo cerrar el año fortaleciendo con aparatología los servicios” y confió que con la obra de la guardia “se cumplió una asignatura pendiente”.

Todo lo realizado fue con recursos del Sistema de Atención Médico Organizada (SAMO). Por un lado, se puso en marcha el flamante sistema de aire acondicionado en la guardia lo que ubica al Hospital Iriarte entre los nosocomios provinciales que cuentan con ello en tan importante servicio a la comunidad. A su vez, se incorporaron dos laringoscopios (uno pediátrico y uno adulto) y dos bombas de aspiración eléctrica para la guardia; dos camillas de transporte de pacientes hiperobesos para el área de camilleros; un carro de paro para equipo de resucitación para maternidad; y un electrocardiógrafo para clínica médica.

En este sentido, el director Juan Fragomeno, acompañado del director asociado Santiago Príncipe, resaltó: “Estamos muy contentos. Es muy positivo cerrar el año fortaleciendo con aparatología los servicios e inaugurando una gran obra como la del aire acondicionado para toda la guardia, que incluye la sala de espera, donde cumplimos con una asignatura pendiente”.

A su vez, indicó: “El año fue de mucho trabajo y sacrificio, y los beneficios son los que se ven. Trabajamos en conjunto con el Ministerio de Salud y el municipio, con la premisa de una salud única en Quilmes. Sumamos equipamiento que hacía más de 20 años que no se compraban y efectuamos día a día obras edilicias menores para el mantenimiento general del hospital”.

Por último, Fragomeno destacó: “Todo esto que nos permitió terminar el año de esta manera tiene un valor agregado, que es el hecho de realizarlo con recursos genuinos que provienen del SAMO, que es lo que se recupera de la atención a pacientes que poseen obra social”.